Después del glamour, pasamos a lo insólito.
Paseando el domingo por la calle, este conejo hacía lo mismo en brazos de su ama, que no muestro por respeto , aunque tengo la foto de ella posando con «su criatura» bien orgullosa, a la vez que también lo hacía su acompañante e hijo natural, hermanastro de Tomás..reíros, sí, que hoy toca.
LLeva varios años viviendo con ellos y tienen que tener mucho cuidado para que no les muerda nada..Le esconden los cables y no pueden tener plantas en casa. Cuenta que es muy cariñoso y que come almendras y manzanas; que lo tienen muy «malcriado» y que le gusta mucho tomar el sol. Lo pasea con manta..y tan mimetizado con la chaqueta de su dueña..Tiene un pedigree holandés o algo así.. Vamos, que el rey de la casa manda que da gusto.
Pasé mucho tiempo parada en la Avda Alvear preguntándole por todos los detalles pues sabía que os lo «chusmearía». Lo mejor era la gente que pasaba y miraba alucinada .
Familia Verili, esta mascota no nos vale; tampoco un cerdo como también estuvo de moda.