Allí que vamos hoy, no sin antes despedirnos de la Habana Vieja y de su gente.
Muchas palabras y expresiones anotadas que os iré contando.
Es muy complicada la conexión a internet por lo que sigo sin poder subir fotos; llevo demasiado tiempo esperando para publicar el diario, así que tengo tantísimo sueño que os cuento algo precioso para terminar : es la historia de un hombre cubano que trabaja en nuestro club de golf ; él siempre alegre y generoso y cada finde me hablaba de su hijo Miguel y su dolor por no verle durante 7 años porque su permiso de trabajo le limitaba para volver ..este año pasado pudo ir y lo viví como un parto .. Pura alegría en nuestra familia porque le queremos.
Nos pidió llevarle a su hijo una bolsa de ropa y regalos .. así hemos hecho y anoche nos fuimos con su familia.
Ver a ese niño de 10 años , tan parecido al padre, tan tímido y humilde me conmovió

Pin It on Pinterest