De cercanías siempre que puedo para ir a Madrid.

Ayer una señora no podía con su marido, de mayor edad y que no había manera de controlar..se levantaba del asiento y de quería salir en cada parada para fumar..también preguntaba a cada viajero que dónde estaba el cuarto de baño..para fumar..y la pobre mujer con las maletas que se le deslizaban por tener ruedas y el hombre venga a hablarle mal y ella con una paciencia increíble, rallaba la santidad, porque le cuidaba y hasta le sonreía..él le decía que se fuera y que no la quería ni ver..ella venga a llevarle a su redil..ay ¡ la demencia senil qué dura debe ser.

Pendientes largos LAURENTINA - Verili

Pendientes LAURENTINA – Verili