Así se pronuncia, pero se escribe Velleda.Como lleva días en la mesa donde preparo los pedidos, pues hoy es el protagonista. Seguro que ya con leerlo os estáis imaginando el olor que desprende este tipo de rotulador que pinta y se puede borrar con la mano. Vaya invento que fue ¡¡.
A mí me ayudó tanto a comunicarme este año pasado cuando estuve meses sin poder hablar.
Como siempre, han habido imitaciones, pero no es igual; nunca es igual;huele diferente y además se queda la pintura y termina formando un fondo gris y no tan blanco como el original.
Si el dueño de la marca supiera esta promo que hago..no os creais que de tanto escribir el diario sobre Buenos Aires durante estos casi 5 meses, me han propuesto escribir un libro sobre todas las vivencias. Seguro que ningún argentino ha vivido su capital con la pasión con que yo lo hago.

Pin It on Pinterest