La alegría no está en las cosas, sino en nosotros.